Compromisos Éticos

Iberia e Iberia express primeros del mundo en puntualidad en 2016

  • CÓDIGO DE CONDUCTA

Iberia dispone de un Código General de Conducta del Grupo que establece las pautas generales que deben regir la conducta de Consejeros, directivos y empleados de IBERIA LAE, SA Operadora en el cumplimiento de sus funciones y en sus relaciones comerciales y profesionales, actuando de acuerdo con las leyes de cada país y respetando los principios éticos de sus respectivas culturas.

El Código refleja el compromiso que tiene el Grupo Iberia con el cumplimiento de la legislación vigente así como con la sociedad, siendo de obligado cumplimiento para empresas participadas así como demás entidades y organizaciones ligadas cuya gestión sea responsabilidad de IBERIA en todo el mundo.

Todos los empleados de Iberia están sujetos al Reglamento Interno de Conducta en los Mercados de Valores publicado por IAG.

Puedes descargar el Código de Conducta al final de esta página y la normativa del Grupo IAG en este enlace.

 

  • CANAL DE DENUNCIAS

Dentro  de su compromiso de integridad y responsabilidad, y con el fin de mantener altos estándares de ética, honestidad, transparencia y responsabilidad, Iberia pone a disposición de todos sus empleados una herramienta que les permita comunicar, de forma confidencial, cualquier comportamiento ilícito o incumplimiento, con el fin de que se puedan adoptar las medidas adecuadas para su corrección.

Si algún grupo de interés externo a la Compañía (proveedores, clientes,...) desea reportar un posible incumplimiento regulatorio puede hacer a través de la cuenta de correo electrónico cumplimientonormativo@iberia.es.

 

  • PROGRAMA ANTICORRUPCIÓN

Iberia integra su lucha contra la corrupción y el soborno dentro del Programa de Prevención de Delitos.

El programa es un conjunto de medidas de cara a la prevención, detección y reacción ante posibles delitos contemplados en el Código Penal Español. Además supone un compromiso de permanente vigilancia y sanción de las conductas no éticas, así como de mantenimiento de mecanismos efectivos de comunicación y concienciación de todos los empleados para fomentar una cultura preventiva, que se articula a través de cuatro pilares:

  • Existencia de políticas claras y una gestión adecuada del riesgo
  • Procesos de comunicación y concienciación para todos los empleados
  • Monitorización continua de procesos de alto riesgo
  • Controles específicos en las relaciones con terceros