Iberia volará a Tokio y a Shanghái

  • Desde el próximo 18 de octubre, la compañía aérea española ofrecerá tres vuelos directos a la semana entre Madrid y el aeropuerto Narita de Tokio, únicos vuelos directos entre España y Japón.
  • Los vuelos con Tokio estarán a la venta desde 612 euros ida y vuelta.
  • Lanzará también sus vuelos entre Madrid y Shanghái en la temporada de invierno 2016/2017, una vez obtenga los slots y permisos necesarios. En la actualidad, tampoco hay vuelos directos entre España y esta ciudad china.

Con tres vuelos semanales, los lunes, miércoles y sábados, la línea aérea española unirá las capitales japonesa y española con su avión más moderno: el A330-200

Iberia ha anunciado el lanzamiento de sus operaciones directas de Madrid a Tokio y a Shanghái.
 
Luis Gallego, presidente ejecutivo de Iberia, afirma: “Siempre hemos tenido la vocación de ser una aerolínea global. Con estas rutas a Tokio y Shanghái damos un paso en esta dirección, al mismo tiempo que acercamos nuestro país a dos potencias económicas y turísticas como Japón y China.”

Iberia ha programado tres vuelos semanales con Japón a partir del próximo 18 de octubre, los lunes, miércoles y sábados. En total, ofrecerá unas 90.000 plazas al año en esta ruta. Los vuelos se ponen a la venta hoy, sujetos a aprobación gubernamental, con precio de oferta desde 612 euros ida y vuelta.
 
El vuelo de Iberia será el único directo entre Japón y España, uno de los destinos turísticos más atractivos para los ciudadanos japoneses, que viajan a ese país atraídos por la cultura, la gastronomía y expresiones artísticas como el flamenco. De enero a septiembre de 2015, el número de turistas japoneses que visitaron España creció en un 27 por ciento con respecto al mismo período del año anterior. 
 
La nueva ruta facilitará también el viaje a un número creciente de ciudadanos españoles que quieren visitar Japón, atraídos por su cultura milenaria, su naturaleza y su tecnología. 
 
Los horarios de los nuevos vuelos serán:
 
Del 18 de octubre al 29 de octubre
 
Nº vueloDesdeSalidaALlegadaDías
IB6801Madrid13:20Tokio Narita09:35 (del día siguiente)M., V. y D.
IB6800Tokio Narita11:20Madrid18:20Mi., S. y L.

A partir del 30 de octubre

Nº vueloDesdeSalidaALlegadaDías
IB6801Madrid12:20Tokio09:35 (del día siguiente)M., V. y D.
IB6800Tokio Narita11:20Madrid17:20Mi., S. y L.

 

Iberia también comenzará a volar sin escalas entre Madrid y Shanghái con tres vuelos a la semana. La aerolínea ya ha iniciado las conversaciones con las autoridades chinas para poner en marcha la operación por lo que la fecha de lanzamiento está pendiente de permisos, slots y negociaciones. En la actualidad no hay vuelos sin escalas entre España con Shanghái, centro financiero global y el puerto con más tráfico de contenedores del mundo. El número de ciudadanos chinos que visitan España no ha dejado de crecer. De enero a septiembre del año pasado, se incrementó en cerca de un 66 por ciento comparado con 2014.

Shanghái es un destino de negocios muy importante, donde muchas empresas y multinacionales españolas e internacionales están ya establecidas, siendo además un destino turístico muy atractivo por ser una ciudad de contrastes donde se aúnan modernos rascacielos y edificios coloniales, con una gran oferta cultural y gastronómica.

La compañía aérea operará ambas rutas con su avión más moderno: el A330-200, bimotor de fuselaje ancho que está equipado con las nuevas cabinas de largo radio. La capacidad de este aparato es 288 plazas, 19 en clase Business y 269 en clase Turista.

Iberia ofrecerá buenas conexiones desde los otros 29 destinos españoles, las 59 ciudades europeas, así como muchos de sus destinos en el continente americano y África de su red tanto a Tokio Narita como a Shanghái.

Con estas dos nuevas rutas, Iberia apuesta por Asia, mercado donde, hasta ahora, no estaba presente. Gracias a la transformación puesta en marcha por la compañía y a la implantación de su Plan de Futuro, Iberia ha reducido su base de costes e incrementado su productividad y eficiencia, al mismo tiempo que trabaja para aumentar sus ingresos y cambiar la cultura para hacer frente a los retos del futuro. Todo ello le permite ahora acometer el salto al continente asiático con la perspectiva de que sus operaciones allí sean rentables y sostenibles en el tiempo.